Rolling Thunder Revue: Gira Mágica Y Misteriosa (Documental) – Reseña

Rolling Thunder Revue: Gira Mágica Y Misteriosa (Documental) – Reseña

Fue una de las giras musicales más importantes, con 57 conciertos capitaneados por Bob Dylan entre 1975-76.

Filmada por 4 camarógrafos, “Rolling Thunder Revue” nunca tuvo forma de película. Martin Scorsese compagina este entrañable documental con aquellas viejas secuencias olvidadas.

Dylan pensó aquella gira como una como expresión de la contracultura resistente a los postulados sociopolíticos de la época.

Martin Scorsese
Martin Scorsese

No solo fue música, su versión original contó con escenas teatralizadas que los propios músicos interpretan. Estas responden a momentos abstractos o psicodélicos y a otros, donde Bob Dylan y Joan Baez improvisan secuencias sin sentido reconocible.

El músico compara la gira con los pequeños grupos itinerantes que recorrían los pueblos llevando una mezcla de música, teatro y circo. Intentaron hacer una película, pero solo juntaron escenas extravagantes.

El director recopila material ya filmado “Rolling Thunder Revue” y logra meternos dentro de la gira.

En ella, los músicos y muy especialmente Bob Dylan, hacen caso omiso a cualquier cosa que se asemeje a una pauta o guion. Se le suman viejos cortes de cintas súper 8, con el desparpajo de adultos en un viaje de vacaciones colectivas.

Dylan hizo un espectáculo casi para lugareños, pueblos chicos y salas pequeñas. Recorren ciudades de la costa este de los Estados Unidos y Canadá donde él es la figura central. Participan otros músicos como Joan Baez; Joni Mitchell; Roger McGuinn (líder de la banda The Byrds); el cantautor folk Ramblin´ Jack Elliot; y guitarristas como Mick Ronson y T-Bone.

Bob Dylan venía de realizar una gira pensada y estructurada para grandes estadios en 1974, luego de su ostracismo personal posterior a su accidente en moto de 1966.

Este nuevo espectáculo era su respuesta al gigantismo de las puestas en escena (marquetineras) de un rock en el apogeo de nuevos sonidos. Dieron conciertos casi artesanales, como algún tipo de ceremonia o comunión de espíritus rebeldes.

“Rolling Thunder Revue” Martin Scorsese, Bob Dylan

El show tenía calidad artística y sobre todo, sentido de pertenencia.

Todos comían, bebían y consumían lo mismo y en exceso. Los mismos vicios, los mismos sueños. Solo en algunas oportunidades se relacionan con ese público que los desconoce.

Para estos, eran solo nombres alguna vez leídos en alguna revista o periódico. Fotografías animadas de aquello que pasaba en ciudades como San Francisco o New York.

Las entradas costaban poco y la mejor manera de anunciarse era repartir volantes en la vía pública. Dylan subía a escena con el rostro maquillado y en una oportunidad, Joan Báez cantó mimetizada como el propio Bob.

 “Alguien con una máscara no te va a mentir, no lo necesita”

Bob Dylan

La idea con “Rolling Thunder Revue” era hacer un film a sugerencia y estímulo de lo que allí pasaba.

La gira era una seguidilla de lugares del noreste del país, recorridos en colectivos de líneas de bajo presupuesto. Alquilaban las salas bajo seudónimos. Muchas veces elegían los campus universitarios locales.

“Rolling Thunder Revue” Martin Scorsese, Bob Dylan

Hay escenas con Dylan y Baez reunidos con personalidades del lugar.

Estos son representantes sociales de la comunidad, no hay políticos, ni poder. La película es tan hippie como sus actores. El glamour es el de los colores que destilan el arte y la música. 

Larry “Ratso” Sloman, fue el periodista que cubría la gira para la profesional revista Rolling Stone.   Mimetizado con el espíritu del grupo escribió un relato sobre líderes de un apocalipsis que se construía y se destruía cada noche.

Al escritor y actor Sam Shepard, representante de un estilo de literatura intimista, que describe la vida de esos nuevos ciudadanos norteamericanos con mitad mexicana, se le encomendó escribir el guion de la aventura. Jamás lo terminó.

No es un mero documental de una estrella de rock, es más bien una crónica cinematográfica sobre una figura imperecedera. Martin Scorsese exhibe su arte como director y como un ojo omnisciente retrata miserias y bondades, de todos y cada uno.

“Rolling Thunder Revue” Martin Scorsese, Bob Dylan

El ostracismo de Dylan y su humor cambiante construyen una leyenda de músico y poeta que es refrendado en la cinta.

Martin Scorsese logra aproximarse a ese mundo con maestría y oficio. En las entrevistas posteriores, los sobrevivientes recuerdan la experiencia como un rompecabezas nunca terminado.

Dylan intenta definirla: “Nada no hay nada más que lo que fue, pero de manera diferente, lo único que quedó fueron cenizas” (…). Es solo algo que sucedió hace 40 años, hace tanto tiempo que ni siquiera había nacido”

Durante dos horas y pico de duración, se suceden varias vibrantes interpretaciones en vivo. En ellas a Dylan se lo ve teatral y contundente. Brilla una jovencísima Patti Smith, en una de sus primeras performances poético-rockeras en un bar de Nueva York. Dylan y Ginsberg visitando la tumba de Jack Kerouac en Lowell, Massachusetts; o Joni Mitchell pasándole los acordes de “Coyote” a Bob Dylan y Roger McGuinn.

“Rolling Thunder Revue” Martin Scorsese, Bob Dylan

El encuentro en la cárcel con el boxeador Rubin Carter y la historia detrás de la canción “Hurricane” es sin duda uno de los puntos más políticos. El boxeador negro, injustamente acusado de homicidio, está preso. Allí es a donde Dylan lo visita, para luego escribir su historia y cantársela al público norteamericano.

El film “Rolling Thunder Revue” es una retrospectiva de lo que fue una década en excesos e intensidad. Muchachos comunes, sorprendidos frente a un reguero de pólvora esparcida al ritmo de rock, esperando el fogonazo que encienda la mecha.

El documental es una exquisita compaginación del material que se filmó durante aquella gira. Su director construye con ojo clínico un relato arrollador y melancólico y hace del film un documento histórico.


Síguenos para más noticias, artículos y reseñas sobre el séptimo arte. 

Puedes comprar esta película en BLU RAY o en DVD de la CRITERION COLLECTION.

Si te gustó este artículo probablemente disfrutes leer: Easy Rider: El Espíritu Norteamericano De Los Años 60 – OpiniónO también: Érase Una Vez En Hollywood – Opinión.

Si eres fan del cine, diviértete con este juego de mesa exclusivo para esas personas que son cinéfilos de corazón, el juego de mesa MARATÓN CINEMEX. Trivia de 1,458 preguntas relacionadas al séptimo arte, divididas en dos etapas: siglo XX y siglo XXI. También en edición para NIÑOS y edición POCKET.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *