Hush – Reseña

Hush – Reseña

Hush (2016) es una película frustrante en el mejor sentido de la palabra.

Como espectador me hizo sentir todas las cosas correctas: me sentí afectado, involucrado, partícipe, inmerso. Lograr este tipo de reacción no es sencillo, sobre todo si es que la premisa de tu película es una que se ha llevado al cine en incontables ocasiones, muchas veces con resultados tan pobres que en vez de dar miedo dan risa, o peor aún, provocan aburrimiento.

Afortunadamente, Hush logra surgir por encima del montón de películas de su tipo gracias al original twist en su simple pero efectiva trama, a la dirección acertada de Mike Flanagan (responsable también por la reciente Doctor Sleep) y a la envolvente actuación de Kate Siegel, quien además co-escribió el guión de la película junto a Flanagan (su esposo en la vida real). 

Hush relata los eventos de una fatídica noche en la vida de Maddie, una escritora que vive sola en una casa en el medio del bosque, en la que recibe la visita de un psicópata cuyo único objetivo aparente es torturarla y matarla.

Sí, lo sé, incluso sin haber visto la película tienes la sensación de ya haberlo hecho. Y es que, insisto, esta premisa ya ha sido llevada al cine muchas veces.

Pero nunca, al menos en mi nada despreciable experiencia como cinéfilo, he visto una película de este tipo cuya protagonista sea sordomuda.

Introduciendo este detalle, inmediatamente el territorio de juego cambia. La desesperación que sentimos por la protagonista, la empatía que generamos hacia ella, la complicidad que hacia el final de la película se ha formado entre ella y nosotros es en gran medida debido a esta discapacidad.

Flanagan aprovecha este recurso narrativo no sólo para crear secuencias de verdadero suspenso, sino como palanca de varios giros argumentales también. Destacable y muy interesante a su vez es cómo Flanagan incorpora el aspecto de la labor como escritora de Maddie a la historia, otorgándole peso y relevancia narrativa en lugar de solo ser un dato adicional sobre la protagonista.

Estas dos decisiones narrativas otorgan enorme frescura a la película, y hace que su visionado sea realmente entretenido y cautivante.

Más allá de lo puramente narrativo, Hush tiene varios otros aciertos.

Debe dársele crédito, para empezar, al trabajo de dirección de Flanagan, quien logra crear tensión y tedio a través de encuadres interesantes, pero sobre todo por su apropiado y efectivo montaje de escenas.

El trabajo de edición es igual de destacable, sobre todo considerando que la película entera ocurre en una sola noche en el mismo espacio físico. Los diferentes momentos que componen la película no solo están hilvanados de forma atrapante, sino que están cargados de suspenso e intriga.

Y finalmente, no puedo dejar de mencionar la actuación de Kate Siegel, quien debido a la discapacidad de su personaje no puede valerse de palabras -ni gritos- para transmitir emociones.

Siegel no sólo es convincente y empática desde un inicio, sino que logra evocar diferentes capas de angustia y terror a lo largo de toda la película usando solo sus expresiones faciales, labor que incluso para actrices reconocidas sería un reto.

Sí, Hush quizá no tenga una historia compleja ni un reparto conocido, pero lo que sí tiene, y de sobra, es un manejo por encima del promedio de recursos audiovisuales, un par de giros muy originales a la que de otra forma sería una premisa ya muy manoseada, y un mensaje final de resiliencia que traspasa la pantalla y se queda en la mente del espectador mucho después de los créditos finales.  


Puedes comprar esta película AQUÍ.

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.