Belleza Robada – Reseña

Belleza Robada – Reseña

Hay películas que son poemas y hay poemas que se introducen en la prosa narrativa de la ficción llenándola de melodía.

Este es el caso de “Belleza Robada” (Stealing Beauty, 1996) un regalo cinematográfico dirigido por Bernardo Bertolucci lleno de erotismo, lirismo y sensualidad.

Envuelta con una aterciopelada banda sonora que incluye entre otros a Portishead, Billie Holiday, Cocteau Twins y Stevie Wonder.

“Belleza Robada” (Stealing Beauty, 1996)

“Belleza Robada” despide el aroma de la Toscana con sabor a vino tinto.

La cinta sigue el viaje de verano de la joven americana Lucy Harmon (Liv Tyler), quien aterriza en la cuna del arte italiano para visitar al antiguo grupo creativo de su madre, una afamada poeta, quien acaba de suicidarse.

“Belleza Robada” (Stealing Beauty, 1996)

Con el diario de ésta en mano lleno de imágenes y memoria, el viaje inicia cargado de promesas.

Por un lado, Lucy anhela volver a encontrarse con Niccoló Donati (Roberto Zibetti) quien atrapó su corazón en un viaje anterior, 4 años atrás.

Por otro lado, uno de los amigos de su madre, el artista plástico Ian Grayson (Donal McCann), va a esculpir el retrato de Lucy a manera de regalo de cumpleaños .

Pero más allá de todo, la joven Harmon viene a desentrañar una incógnita de vida: quien es aquel que mató a una serpiente e hizo comer una hoja de olivo a su madre… porque ese, es su verdadero padre.

“Belleza Robada” (Stealing Beauty, 1996)

Entre poemas y arte, los escenarios que viven dentro de esta cinta, destilan encanto.

Los jardines y muros están llenos de esculturas, pinturas de los paisajes que los rodean, brisa italiana, libros, secretos y cuerpos desnudos.

Muros habitados por personajes como Alex Parrish (Jeremy Irons), un escritor amigo de la familia, enfermo terminal, quien resurge de entre el agotamiento de la enfermedad fascinado con la belleza, juventud e inocencia de Lucy.

“Belleza Robada” (Stealing Beauty, 1996) es un título imprescindible para todo amante de la expresión creativa y el goce voluptuoso.

Abran una botella de vino y déjense conquistar. Yo los dejo con uno de los varios poemas que habitan esta ficción, escuchando de fondo “Glory Box”:

“I wait, I wait so patiently // I’m quiet as a cup // I hope you’ll come and rattle me // Come, wake me up.”

Y mientras las notas se me cuelan en los latidos y en el respirar, cierro los ojos y viajo, y vuelo, y me dejo ser parte de esta pieza cinematográfica que acaricia susurrando al oído, entre rincones húmedos de una campiña Toscana llena de deliciosos secretos.


Síguenos para más noticias, artículos y reseñas sobre el séptimo arte. 

Puedes comprar esta película AQUÍ, también disponible en VHS. Además te invitamos a leer la NOVELA sobre la cual se basa la cinta.

Si te gustó este artículo probablemente disfrutes leer: Orgullo Y Prejuicio – ReseñaO también: Easy Rider: El Espíritu Norteamericano De Los Años 60 – Opinión.

Si eres fan del cine, diviértete con este juego de mesa exclusivo para esas personas que son cinéfilos de corazón, el juego de mesa MARATÓN CINEMEX. Trivia de 1,458 preguntas relacionadas al séptimo arte, divididas en dos etapas: siglo XX y siglo XXI. También en edición para NIÑOS y edición POCKET.

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.