Anatomía De Un Asesinato: Los Errores De La Justicia – Opinión

Anatomía De Un Asesinato: Los Errores De La Justicia – Opinión

Las películas judiciales nos acercan a una de las actividades que cualquier espectador goza de principio a fin. Por unos momentos dejamos atrás nuestros problemas, para ponernos en el lugar de juez, y señalar los errores de los demás, facultad que el cine nos da por la infinidad de recursos de los que se vale para contar los crímenes y audiencias.  

Anatomía de un asesinato” (Dir. Otto Preminger, 1959) es una película que guarda relación con otras del subgénero, como los toques del cine negro; pero su mayor fuerte es un amplio y bien logrado desarrollo de personajes que conforme avanza la cinta vamos formando nuestras propias conclusiones como si nuestra voz influyera en el veredicto que se dará al final de la misma.

James Stewart, interpreta a Paul Biegler, un ex fiscal residente de un pueblo de Michigan; a quien se le ha pedido intervenir en el asesinato de un hombre en manos del teniente Manny Manion (Ben Gazzara).

“Anatomía de un asesinato” (Dir. Otto Preminger, 1959)

Curiosamente en la primera escena de “Anatomía de un asesinato”, vemos a Paul representando a un tipo todo lo contrario de los abogados, o bien, del hombre ideal americano de los años 50’s.

Pero la música compuesta por Duke Ellington nos lleva a un imaginario colectivo de películas de suspenso y acción como las de James Bond, (o incluso de El Santo, por el auto que maneja nuestro protagonista).

Y al igual que Sherlock Holmes, Paul se rodea de dos simpáticos secuaces (Arthur O’Connell y Eve Arden) que lo ayudaran a armar el rompecabezas; el cual, si bien desde un inicio nos indica que el acusado sí cometió el crimen, quedan cabos sueltos que nos hacen dudar de la veracidad de ciertos hechos.

La esposa del teniente (Laura Manion), ocupa el rol de la mujer seductora y a la vez sensible que se debate entre el amor a su marido, o la libertad que le genera la prisión de su cónyuge.

Tras una primera parte de “Anatomía de un asesinato” sin muchas sorpresas, pasamos a los juicios donde el abogado Biegler se enfrentará a un feroz fiscal de distrito y su ayudante, preparados para hacer fracasar la defensa.

Sin embargo, nuestro protagonista con voz firme formula sus preguntas y argumentos, de tal modo, que cada intervención suya agita a cualquiera que lo vea, “soy un humilde abogado de pueblo” una brillante frase para justificarse de los lobos que acechan sobre él y su cliente.

“Anatomía de un asesinato” (Dir. Otto Preminger, 1959)

Una sentencia predecible desde mediados de “Anatomía de un asesinato” (1959), acompaña un final donde el muy sigiloso y hasta inocente Paul es víctima de su propia “cucharada”.

Sin más remedio que redefinir su camino para evitarse un nuevo caso donde ha soltado al mundo un hombre dañino incapaz de responder por sus actos.


Síguenos para más noticias, artículos y reseñas sobre el séptimo arte. 

Puedes comprar esta película en su edición de la CRITERION COLLECTION.

Si te gustó este artículo probablemente disfrutes leer: Teorema: Imperfecciones Expuestas – OpiniónO también ver nuestro video ensayo: Frenesí – Análisis Visual.

Si eres fan del cine, diviértete con este juego de mesa exclusivo para esas personas que son cinéfilos de corazón, el juego de mesa MARATÓN CINEMEX. Trivia de 1,458 preguntas relacionadas al séptimo arte, divididas en dos etapas: siglo XX y siglo XXI. También en edición para NIÑOS y edición POCKET.

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.