Más Corazón Que Odio: Un Acercamiento A La Excelencia Del Western

Más Corazón Que Odio: Un Acercamiento A La Excelencia Del Western

“My name’s John Ford. I make Westerns.”

John Ford (1920-1973)

Hay películas, Películas y PELÍCULAS. “Más Corazón Que Odio” en hispanoamérica, “Centauros del desierto” en España (The Searchers, 1956) es de las últimas. En su lanzamiento publicitario la anunciaban como “El western que se coloca por encima de todos” siendo una de las pocas ocasiones en las que la publicidad no mentía.

Tuvo una reconocida influencia en los directores que reinaron en los setenta y ochenta. Scorsese, Spielberg, Coppola, Lucas o Milius la mencionan como una de las películas más importantes de la historia del Cine.


Un filme del que se han escrito cientos y cientos de artículos, estudios y libros. Y al que las palabras no pueden hacer justicia.


Posee planos que igualan en riqueza a la obra de Frederic Remington, pintor que retrató el oeste de tal forma que su trabajo definió el aspecto visual del género desde su nacimiento hasta sus últimos coletazos.


Responsable de la excelencia visual del filme es su director de fotografía, Winton C. Hoch pero no debemos olvidarnos que la película está rodada en Vistavisión, técnica que ofrecía una gran cantidad de detalle y una imagen muy clara y nítida.


Comienza con una de las imágenes más icónicas de la historia del cine. Ya desde el comienzo Ford nos muestra varios de los elementos que va a utilizar durante el metraje para dar forma a su obra: claroscuros y contrastes lumínicos; profundidad de campo; uso de travellings; la presencia de exteriores.


Algo que llama la atención a simple vista es el cuidado de cada encuadre, destacando algunos planos que, por si mismos, pueden usarse como ejemplos de composición.


Desde el plano más sencillo, donde los elementos están situados componiendo un triángulo que lleva nuestra atención al personaje.


Hasta los más elaborados, donde nada está situado al azar.


En una película que trata, entre otros temas, del arraigo familiar -simbolizado por el hogar y los objetos que lo conforman (la mecedora)- el personaje masculino está fuera de la casa, reflejando que los hombres se pueden ausentar por causas diversas.

Los personajes femeninos están integrados en la construcción, encuadrados por el suelo el techo y la pared de la fachada. Para Ford las mujeres son la base del hogar, las que lo mantienen, las que nunca se ausentan. También subraya que sobre las mujeres (la madre y sus hijas) recae la responsabilidad de que la vida se perpetué, ya que las hijas de hoy serán las madres del mañana.

Mi intención con este escrito es ambiciosa: que todos los que no han visto “The Searchers” la vean. Así de sencillo y así de difícil.


Puedes comprar esta película AQUÍ.

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

5 comentarios en «Más Corazón Que Odio: Un Acercamiento A La Excelencia Del Western»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.