Cine Expresionista Alemán

Cine Expresionista Alemán

Es una corriente artística que apareció en los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX como una reacción frente a los modelos que habían prevalecido en Europa desde el renacimiento, particularmente en las academias de Bellas Artes. Los primeros años del siglo XX empiezan bañados de negatividad. El final de la Primera Guerra Mundial y el reparto de los mercados entre las potencias vencedoras dejaron a Alemania en un estado de incertidumbre política y moral, agravado por el impacto de una fuerte recesión económica. En este contexto de negatividad surge el expresionismo, éste aparece como la primera manifestación o como la primera reacción, que testimonia el extrañamiento del mundo y la crisis que estaba atravesando el positivismo.


El arte expresionista trata de representar la experiencia emocional en su forma más completa, sin preocuparse de la realidad externa. En la pintura por ejemplo, se caracteriza por los colores agresivos o manchados, la convulsión de las líneas, las formas disgregadas, las líneas fracturadas, contorsionadas u ondulantes. Un ejemplo lo tenemos en El grito de Edvard Munch. Dentro del ámbito de la literatura significó una renovación de formas y un énfasis en las deformaciones como consecuencia de estados anímicos o perturbaciones íntimas.

El expresionismo, no sólo dominó a las artes plásticas, a la música y a la literatura, sino que también estuvo presente en la mayoría de las producciones cinematográficas alemanas de esa época. El cine expresionista alemán es el nombre que se le da a un grupo de producciones cinematográficas con ciertos aspectos en común. Este estilo de hacer cine tiene su correspondencia con la corriente expresionista, llamada así por contraste con la corriente impresionista del siglo XIX en pintura.

El principal atractivo de la película reside en su anormalidad escenográfica, con chimeneas oblicuas, reminiscencias cubistas y ventanas con forma de flecha, todo ello con una función meramente dramática y psicológica, y no como algo decorativo. Es cierto que el azar va a contribuir a realzar ese dramatismo, ya que, debido a la limitación de la iluminación en el estudio donde se rodó, se decidió pintar los decorados con luces y sombras. Otra característica a destacar será el maquillaje de los actores, y su interpretación.

Películas más reconocidas del expresionismo alemán:

Metropolis (1925, Fritz Lang)
El Golem (1920, Paul Wegener)
Nosferatu (1922, F.W. Murnau)
El gabinete del doctor Caligari (1920, Fritz Lang)
El estudiante de Praga (1913, Stellan Ryer y Paul Wegener)

Si te gusto este artículo probablemente disfrutes leer: Metrópolis: Fotografía & Arquitectura


Síguenos para más noticias, artículos y reseñas sobre el séptimo arte.

Si eres fan del cine, diviértete con este juego de mesa exclusivo para esas personas que son cinéfilos de corazón, el MARATÓN CINEMEX. Mil 458 preguntas relacionadas al séptimo arte, divididas en dos etapas: siglo XX y siglo XXI. También en edición para NIÑOS y edición POCKET.

¡Ya están disponibles las Palomitas Act II por internet! En sabores NATURALMANTEQUILLA EXTRAMANTEQUILLA. ¡Son 14 paquetes fáciles y rápidos de hacer en el microondas para no perderte ninguna película!

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.