Diana Vreeland: La Mirada Educada – Opinión

Diana Vreeland: La Mirada Educada – Opinión

“No creo en nada anterior a la penicilina.”

Diana Vreeland

Extravagante desde el comienzo con esa colorida melodía de The Rolling Stones.

En “Diana Vreeland: La Mirada Educada” (2011) este documental (adaptación de una entrevista realizada por George Plimpton en 1983) aborda el paso por la tierra de Diana Vreeland; editora pionera de revistas de moda.

Vreeland se encargaría de imprimir arte, peculiaridad y locura en las publicaciones desenfadadas que funcionaban como Valium contra la pedantería y las pretensiones del medio.

Diana Vreeland: La Mirada Educada

Carta, cronología y exposición de causas, este filme es simplemente formidable.

Mostrando facetas vulnerables e incluso cuestionables de La Emperatriz Vreeland; el metraje cumple, bocetando a un personaje, de sobra, interesante.

Lleno de planos a detalle; retazos de entrevistas; fotografías de la niñez; videos ilustrativos; testimonios y comentarios ácidos sobre la manera en la que vestimos; la película nos permite adentrarnos en la psique del personaje al dejarle hablar sobre su contexto, necesidades, conflictos y aspiraciones.

Un aspecto medular de esta recapitulación es la actitud de la madre de Diana Vreeland, en quien materializó el rechazo y la incredulidad en sus capacidades. Con comentarios crueles por sus facciones y atributos físicos, su progenitora era símbolo de desaprobación, de desinterés y de insuficiencia.

Con esta sensación de repudio ante su apariencia, el verdadero viaje inicia gracias a la creación de su personaje y de su tenacidad inquebrantable. Y con el vigor como palabra central de sus búsquedas y proyectos, Diana Vreeland reemplaza a la soledad por una carga de trabajo inhumana, que la mantuvo lejos de sus hijos y su esposo; quien juega el rol de faro en la obscuridad y de motor afable para el desarrollo de la carrera de Vreeland.

Diana Vreeland: La Mirada Educada

Desde su primera columna, descabelladas y fuera de serie, Diana Vreeland ya mostraba su fijación por lo extraño y los defectos.

Como responsable de la moda de su tiempo, popularizó el bikini, los jeans y sus propias aventuras llenas de hitos; correspondencias con primeras damas; un olfato envidiable para los talentos en construcción; una personalidad intimidante y aplastante; presupuestos irrisorios; ruptura de esquemas machistas y mucho dinamismo.

Entrañable, conmovedor y esperanzador, “Diana Vreeland: La Mirada Educada” (2011) me agrada por su transparencia, irónicamente, abigarrada, por ese sentido de transformación constante y de detalle invisible.

A pesar de que algunos le diagnosticaron exceso de ficción y pobreza académica, Vreeland es retratada como ella misma quería pasar a la historia: un ser humano más, que se atrevió a ser diametralmente diferente a lo solicitado.

Y así como Diana Vreeland revitalizaba todo aquello que tocaba, el documental refresca la imagen de una mujer increíblemente necesaria e indispensable para la historia, que creía en el poder de la moda como herramienta de estudio social que siempre viene acompañada de factores económicos; políticos; culturales; y tintes revolucionarios.

Diana Vreeland: La Mirada Educada

Creadora de gigantes del espectáculo y la moda, Diana Vreeland obtiene la justicia necesaria en este relato cinematográfico que culmina otorgando una historia que no sabíamos que necesitábamos.

Pero que explica bastante bien la gloriosa artificialidad y a las mismas revistas de moda, que ahora se han convertido en aparadores aburridos y agobiantes.

Así, nos deja asimilando que la perfección viene cuando se sale de la monotonía; y finalmente, que la simpleza en las definiciones lleva a que la gente observe lo que siempre ha estado ahí pero nunca nadie se ha atrevido a apreciar por miedo al aburrimiento o al enfrentamiento con la verdad detrás de nuestras máscaras y mentiras sociales.


Síguenos por FACEBOOK INSTAGRAM para más noticias, artículos y reseñas sobre el séptimo arte. 

Puedes comprar esta película AQUÍ o verla desde PRIME VIDEO, también puedes leer la AUTOBIOGRAFÍA.

Si te gustó este artículo probablemente disfrutes leer: Te Amo Hasta La Muerte – Opinión. O también: Entre Tinieblas: Monjas, Canciones Y Heroína – Opinión.

Si eres fan del cine, diviértete con este juego de mesa exclusivo para esas personas que son cinéfilos de corazón, el juego de mesa MARATÓN CINEMEX. Trivia de 1,458 preguntas relacionadas al séptimo arte, divididas en dos etapas: siglo XX y siglo XXI. También en edición para NIÑOS y edición POCKET.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *