El Pianista: La Guerra De Las Manos De Un Músico | Análisis Parte 1

El Pianista: La Guerra De Las Manos De Un Músico | Análisis Parte 1

“El Pianista” (The Pianist, 2002) retrata como nadie la desolación, la crueldad y el pánico; pinceladas de una clase de historia y cine, que hace de la imagen su prédica moral y su desgarro emocional.

Varsovia, 1939. El pianista toca una pieza en un estudio de radio, es Władysław Szpilman (Adrien Brody) “Władek” para los amigos, es  muy  popular en su país y lleva una vida acogedora disfrutando su talento.

“El Pianista” (The Pianist, 2002)

La Alemania de Adolf Hitler invade Polonia ese mismo año y los nazis toman la  capital. Władek y su familia están impactados.

La  nueva realidad los sacude a la mañana siguiente cuando los nazis, ya como ejército de ocupación, comienzan a imponer  restricciones a la población judía.

Así, los Szpilman son obligados abandonar su casa para ir a vivir a una zona acotada, denominada gueto. Allí son aislados judíos y otras etnias que Hitler considera contaminantes. El gueto es asfixiante, por todos lados se respira el desamparo, y eso es de lo que habla el film.

“El Pianista” (The Pianist, 2002)

Władek (El pianista) trata de llevar comida a su familia, con lo poco que logra contrabandear.

Los Szpilman son finalmente seleccionados para partir en uno de los trenes que los llevará a inexistentes campos de trabajo; donde miles de detenidos esperaran la solución final al problema judío (la cámara de gas).

Gracias a un policía amigo, Władek  puede escapar y logra  esconderse en un departamento, que  admiradores de su música y militantes de la resistencia polaca le prestan. Allí estará solo y en silencio. Recibe cada tanto un poco de pan. Está aislado, débil y desamparado.

“El Pianista” (The Pianist, 2002)

Una única ventana lo conecta visualmente con la calle, y por ella, ve la sangrienta revuelta polaca que termina siendo un digno suicidio colectivo, más que una resistencia armada

Para entonces corría el año 1943. Visualmente el gueto es denigrante, la ventana es el único lugar a través del cual el director Roman Polanski no deja ver la realidad. Sus imágenes giran alrededor  de una sola idea, la muerte.

El espectador se siente tan a la intemperie como el propio protagonista, cuando su departamento escondite es destruido por el fuego de un tanque alemán.

Adrien Brody

La cámara de Roman Polanski dibuja este deterioro en “El Pianista” (2002) con artesanía profesional; lugares, prisioneros, opresores, días y noches, son pinceladas fotográficas.

Adrien Brody construye un Władek  física y emocionalmente creíble, sobre todo en sus procesos de deterioro. Su rostro desde el comienzo del conflicto retrata incredulidad y miedo, en una actuación artesanal, dentro de una  ambientación en el rango de la perfección. 

Władek  es un icono del prisionero polaco y judío. Termina, salvajemente acorralado deambulando entre las ruinas de una ciudad destruida. Władek  es la guerra.

El film “El Pianista” (2002) es extremadamente didáctico sobre cómo se las tuvieron que arreglar los judíos para intentar “sobrevivir” en un gueto sobrepoblado y sin absolutamente nada.

Un oficial Alemán que lo había visto entre los escombros, por humanidad le perdona la vida a cambio que toque algo de su música en un piano sobreviviente de entre las ruinas. La escena es un cuadro del film.

La imagen del poderoso, ya sabiéndose derrotado, se recuesta como un final apoteótico sobre la música de un  derruido pianista judío, que intenta sobrevivir.

Las imágenes nos pegan en la cara. El mundo de Władek  está silenciado en palabras, pero no en sonidos de cañones y disparos de metralla. 

Finalmente, el pianista sale de su escondite en una destrozada Varsovia y se entrega ante lo que cree son nazis, sin saber que eran soldados rusos.


Síguenos para más noticias, artículos y reseñas sobre el séptimo arte. 

Puedes comprar esta película en BLU RAY o DVD.

Si te gustó este artículo probablemente disfrutes leer: Bohemian Rhapsody: Luz Y Sombra De Freddie Mercury – ReseñaO también: Repulsión – Reseña. Y tal vez te guste: Las 10 Mejores Películas Deprimentes.

Si eres fan del cine, diviértete con este juego de mesa exclusivo para esas personas que son cinéfilos de corazón, el juego de mesa MARATÓN CINEMEX. Trivia de 1,458 preguntas relacionadas al séptimo arte, divididas en dos etapas: siglo XX y siglo XXI. También en edición para NIÑOS y edición POCKET.

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.