Hannah Arendt – Opinión

Hannah Arendt – Opinión

Hannah Arendt tenía como emblema simbólico de lucha dar a conocer ideas diferentes y que las mismas sean tenidas en consideración.

En un tiempo desbordado y casi colonizado por “lógicas”, existió una mujer de nombre Hannah Arendt; quien sostenía que el mal profundo, en muchas oportunidades, es causado por cualquier “don nadie”.

Que encaramándose a un poder que considera el correcto, justo y necesario, sin realizar ningún acto por iniciativa o pensamiento propio, puede llegar a cometer los atropellos más inconcebibles e irracionales.

Puedes comprar esta película en BLU RAY y DVD.
Hannah Arendt – Opinión
Hannah Arendt (Barbara Sukowa)

Hannah Arendt fue quien denominó a ese mal cometido por hombres sin profundas convicciones: “la banalidad del mal”.

Juana, una mujer que poseía la fuerza de cien ejércitos espartanos; de características “arrogantes ”, para la espuria consideración de un “establishment” difícil. Aquella que a los 14 años pudo comprender un texto tan complejo como “Crítica De La Razón Pura” (1781) de Immanuel Kant.

Otra inmensa mujer, Margarethe Von Trotta; una de las máximas referentes del nuevo cine alemán, con un tono sutil en imágenes y secuencias, con su sabiduría de mostrar historias de seres que han delimitado senderos tan auspiciosos para el pensamiento y la vida misma.

Como en aquella genialidad titulada “Rosa Luxemburgo”, vuelve a poner el lente en una secuencia de vida de una de las más importantes pensadoras del siglo XX.

El eje de la narrativa es el juicio contra el criminal nazi Adolf Eichmann en 1961, y las crónicas publicadas por la filósofa en “The New Yorker”, que desataron el enfado de grupos radicales; especialmente cuando la autora de “Los Orígenes Del Totalitarismo” publicó el libro “Eichmann En Jerusalén: Un Estudio Sobre La Banalidad Del Mal”.

Hannah Arendt es autora de otros libros como “La promesa de la política” y “La condición humana”.
Hannah Arendt – Opinión

La solvencia de la directora alemana para trazar un segmento muy álgido de una batalladora por las ideas, la circunscribe a poseer un lugar de suma importancia como directora del séptimo arte; mostrando una dureza compuesta por miedos y temores de una mujer que debía, por antonomasia a sus fundamentados pensamientos, capitular hacia ser consecuente consigo misma.

Por otro lado, Martin Heidegger, otro máximo exponente del pensamiento, y quien fue considerado el pensador del Nacionalsocialismo por excelencia.

En tanto, Hannah Arendt, aquella mujer que generó un supuesto manifiesto a favor de un criminal nazi; un ser que no admitía el holocausto y renegaba de sus orígenes.

Hannah Arendt – Opinión
Hannah Arendt

Los detractores y estigmatizadores en su mayoría, de aquellos y estos tiempos, tal vez no hayan leído aquel controversial texto generado por la escritora alemana-judía (cuya lectura recomiendo ampliamente, pues posee un valor trascendental para ampliar el pensamiento), o la opinión que en su momento generó el escrito, ya que no fue interpretada en su totalidad.

La filosofía y sus generadores siempre estuvieron en contra de cualquier totalitarismo. Y ese punto vital y estructural, sobrevuela en cada segmento de guion y en cada encuadre visual.

Seremos espectadores de una película de ideas que generará debates y puntos reflexivos; un drama histórico, biográfico, crudo y valiente con un espacio técnico de excelencia.

Barbara Sukowa
Hannah Arendt (Barbara Sukowa)

En el que a través de su fotografía de planos largos y profundos, y su bien lograda dirección de arte, refleja momentos significativos que dan paso a un protagónico de inmensa relevancia.

Por ejemplo: las imágenes en monocroma del juicio al criminal nazi; el encuentro de Hannah Arendt con su mentor; y la explicación -o defensa- de su visión ante un auditorio hostil.

Mientras que Barbara Sukowa, la versátil y brillante actriz alemana premiada a Mejor Actriz en el Festival de Cannes, muestra uno de sus mejores roles; a la par de aquella Luxemburgo de cariño y combate.

Barbara Sukowa

Los guiños concebidos a la defensa de su patrimonio intelectual, su permanente cigarrillo, su modo estoico y desprejuiciado, el amor hacia su compañero y las situaciones extremas de vida que no se manifiestan con relevancia, pero se sienten a través de sus miradas de profundidad, de sabiduría, casi con frialdad “teutona”.

Además de una inmensa carga de angustia, una necesidad de generar una explosión interna que la demuestra, mediante su devenir ante los hechos atravesados.

Síguenos por FACEBOOK INSTAGRAM para más noticias, artículos y reseñas sobre el séptimo arte.
la banalidad del mal

Toda esa gama de sentimientos explícitos y muchos implícitos, logra esta Arendt de la actuación, proceder; construyendo uno de los papeles actorales femeninos más logrados de la cinematografía de todos los tiempos.

Hannah Arendt puso de manifiesto que el mal puede ser obra de la gente común, de aquellas personas que renuncian a pensar para abandonarse a la corriente de su tiempo.

“No hay pensamientos peligrosos, el pensamiento es peligroso” sostenía desde su amor al pensar e intentar ver un poco más allá para generar ideas que sirvan a la arquitectura de un mejor ser humano. Todo esto resulta válido, para los tiempos que transcurrimos.

Ve el tráiler a continuación:

Ayúdanos compartiendo y considera donar en PATREON.

Síguenos por FACEBOOK INSTAGRAM para más noticias, artículos y reseñas sobre el séptimo arte. Ayúdanos compartiendo y considera donar en PATREON.

Puedes comprar esta película en BLU RAY y DVD.

Hannah Arendt es autora de otros libros como “La promesa de la política” y “La condición humana”.

Si te gustó este artículo probablemente disfrutes leer: Belfast – Reseña. O también: Mientras Dure La Guerra – Opinión.

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.