Ladrón De Bicicletas: La Verdadera Realidad – Opinión

Ladrón De Bicicletas: La Verdadera Realidad – Opinión

Hemos visto a lo largo de la historia como las corrientes cinematográficas nos han acercado a panoramas locales que por lo obstáculos que presentan, se vuelven universales.

Una de las más recordadas fue el neorrealismo italiano; surgida después de la Segunda Guerra Mundial y que aborda la compleja reconstrucción de ese país. En ese contexto llegó “Ladrón de bicicletas” (Ladri Di Biciclette, 1948), la máxima obra de esta ola, y que ofrece una mirada sin filtros de las secuelas a las comunidades más pobres. 

En la primera escena tenemos a muchos hombres peleando una vacante de empleo, la cual es ganada por el protagonista, Antonio (Lamberto Maggiorani). Y aunque el trabajo que estaba por desempeñar no era tan complicado, es curioso ver cómo los demás desempleados se abalanzan sobre esta oportunidad laboral, aun cuando no tiene relación con su área de especialización; pero eso no importa con tal de poder llevar un gasto a casa. Esta escena de no más de 5 minutos, ya nos adentra en una sociedad muy lastimada que desesperadamente busca una salida rápida a sus problemas. 

“Ladrón de bicicletas” (Ladri Di Biciclette, 1948)

Conforme avanza la película “Ladrón de bicicletas”, apreciamos un mejor acercamiento a los personajes; porque así podemos comprender los motivos que los han orillado a comportarse de tal manera.

Por ejemplo, cuando Antonio casi al final roba una bicicleta, creo que ningún espectador podría reclamarle algo. Porque estamos conscientes de la desesperación que él tiene por recuperar su fuente de empleo; de la frustración por no poder encarcelar al ladrón, e incluso el no correr la misma suerte de su victimario.  

En los años del neorrealismo era muy común que las películas salieran de los grandes estudios y nos aproximan más a las calles donde se origina la vida en sí.

Aquí casi no tenemos edificios colapsados, o calles cubiertas de mucho polvo, como si ocurre en otras películas como “Roma, Ciudad Abierta” (1945) o “Alemania, Año Cero” (1948); pero que es muy bien reemplazado por grietas muy pronunciadas en las fachadas; o calles muy vacías que nos pueden dar a entender la falta de productividad en la zona y demás conflictos socioeconómicos que allí pudiesen presentarse.

“Ladrón de bicicletas” (Ladri Di Biciclette, 1948)

“Ladrón de bicicletas” (Ladri Di Biciclette, 1948) es uno de los grandes casos donde el cine se pone a disposición de la gente.

Es decir, posee una gran carga de compromiso social; que sirve no solo como parteaguas para posibles soluciones a conflictos, si no que perdura como producto histórico de la dureza de la posguerra.


Síguenos por FACEBOOK INSTAGRAM para más noticias, artículos y reseñas sobre el séptimo arte. 

Puedes comprar esta película en AQUÍ o verla desde PRIME VIDEO; también te recomendamos la NOVELA.

Si te gustó este artículo probablemente disfrutes leer: Ladrón De Bicicletas – Reseña que escribió anteriormente nuestro Editor En Jefe Emiliano Caballero. O también leer: Los Olvidados: La Ruptura Oportuna – Reseña.

Si eres fan del cine, diviértete con este juego de mesa exclusivo para esas personas que son cinéfilos de corazón, el juego de mesa MARATÓN CINEMEX. Trivia de 1,458 preguntas relacionadas al séptimo arte, divididas en dos etapas: siglo XX y siglo XXI. También en edición para NIÑOS y edición POCKET.

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.