Tom En La Granja: El Thriller Como Denuncia – Opinión

Tom En La Granja: El Thriller Como Denuncia – Opinión

La última vez que vimos a Xavier Dolan como protagonista de su propia película fue en el triángulo amoroso de“Les amours imaginaires” (2010) llenaba la pantalla de problemas adolescentes y enredos amorosos. Este director quebecquiano utiliza sus películas para mostrarnos escenarios difíciles en la expresión de la sexualidad libre, especialmente la homosexualidad. Su capacidad de crear diálogos poderosos y escenas eléctricas que muestran los sentimientos más íntimos de sus personajes, y en ellos su propia voz, es muy destacable.

Sin malvaviscos ni tonos pastel, adaptado de la obra de Michel Marc Bouchard, en “Tom À La Ferme” (2013), Dolan se hace a sí mismo objeto de acoso y abuso.  De nuevo como personaje principal, interpreta a un joven de ciudad llamado Tom, que recientemente ha perdido a su novio. Destrozado, realiza un viaje a la granja en donde creció su amante, Guillaume. Sin imaginarlo, su visita terminará en un confinamiento circundado por el dolor, la homofobia, la sumisión y el deseo.

Alejados del mundo exterior, Tom se dará cuenta que heredó los problemas de su ex pareja. Entre la ceguera voluntaria de su madre, Agathe (Lise Roy) a reconocer la homosexualidad de su hijo y la presión de su hermano mayor Francis (Pierre-Yves Cardinal) para no hacerle sospechar nada, su involucramiento con la familia se desarrolla de manera incómoda. Teniendo que mentir sobre la naturaleza de su relación, además de alimentar en contra de su voluntad los rumores de una supuesta novia de Guillaume, el rostro de Tom siempre luce unos ojos vidriosos, una cicatriz en la mejilla y un cabello rubio oxigenado que se retuerce igual que los plantíos de la granja.

Aunque Tom juega bien el papel, Francis sabe que debajo de esa formalidad existen unas ganas de hacer saber la verdad a la familia como forma de respeto hacia su novio. Una mañana, su automóvil aparece desvencijado en el granero, su equipaje desaparece. Se ve obligado a quedarse más de lo deseado, mientras su relación con Francis se torna en un juego de poder que comienza a disfrutar y temer en partes iguales. Buscando darle un cierre a ese capítulo de su vida, se somete a Francis como la nueva mascota para desahogar sus frustraciones sexuales.

Dolan nos coloca repetidamente en medio de la acción con escenas tensionantes. Ya sea viendo a Tom ser perseguido entre los maizales por Francis o bien cuando éste le pide que le dé lecciones de baile y son descubiertos por la madre. Desconocer de qué es capaz su opresor es la principal razón de Tom para decidir huir.“Olvidé todos los sinónimos de la tristeza” escribe Tom sobre un pedazo de papel de baño, una carta que pueda servir de evidencia. En una increíble escena, descubre lo que sucedió con el último chico del pueblo que se rumoraba tenía una relación con su hermano.

Tanto la fotografía como la música nos introducen en una atmósfera densa, la luz verdosa causa repugnancia. Los grises deslavados enfrían como el metal sobre la piel. La tierra mojada, la neblina. Los elementos de un slasher funcionan perfectamente para este thriller.

Tom En La Granja” forma parte de un nuevo cine gay que busca hablar de los problemas sociales que confronta la homosexualidad, pero pierde esas ganas de ser un cine de denuncia para introducirnos de manera más efectiva a la psicología de los personajes. Vivir desde dentro el miedo, la humillación y la impotencia es más efectivo para exponer una problemática que tener una agenda de cambio muy evidente.

Puedes comprar esta película AQUÍ.

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

Un comentario en «Tom En La Granja: El Thriller Como Denuncia – Opinión»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.