Historias Mínimas – Reseña

Historias Mínimas – Reseña

La esperanza, con o sin fundamento real, de lograr o de que suceda algo que se anhela o se persigue y cuya consecución parece especialmente atractiva, se conoce con el nombre de Ilusión. Y de ilusiones estamos conformados, de metas e intentos, de logros y contramarchas.

Pero aquella significativa situación interna, siempre radica allí, dentro de nuestro más sincero proceder. “Historias Mínimas” (Intimate Stories, 2002) de modo estructural, aborda el tema de la fe hacia un logro concreto, desde lo desolado que genera la periferia de diversos parajes y el minimalismo que visualiza, paradójicamente, lo estridente y grandioso.

“Historias Mínimas” (Intimate Stories, 2002)

Un ecosistema emocional sostiene al trabajo, referenciando al siempre efectivo estilo neorrealista. Cargado de sensaciones transmitidas a través de las miradas; y se produce así un milagro de claros y oscuros que se mezclan con testimonios, vidas en estado de búsqueda y sueños nuevos a encontrar en el horizonte.

Todo puede parecer chiquito en la obra, pero la cercanía con lo más profundo del alma humana, el despliegue de sentimientos y sensaciones casi sumidas en el letargo y la rutina, provoca la majestuosidad que posee nuestra cinematografía, cuando transcurre en los senderos profundos del devenir de nosotros, los Argentinos.

La acción en “Historias Mínimas”  transcurre en una reserva moral, como puede significar la Patagonia de la inmensidad y la soledad. Aquel lugar para “huir” cuando el sistema agota y vulnera.

Allí, en el fin del mundo o en el principio de un nuevo mundo, el prolífico cineasta Carlos Sorín, desarrolla tres historias que se entrecruzan de modo inteligente y dinámico.

El director posee gran conocimiento del lugar y locaciones. Gran parte de sus obras fueron rodadas en los oleos del sur; dignos de generar fotogramas únicos e intimistas, los efectos especiales son el puro sentimiento, relatando el paso del tiempo, lo cotidiano y lo más auténtico de aquellos que protagonizan este eximio trabajo.

“Historias Mínimas” (Intimate Stories, 2002)

Escrito por Pablo Solarz, el film demarca la historia de un anciano obsesionado por una perdida, un viajante que intenta redimir su sesgo emocional y sentimental y una joven humilde que recibe un llamado para participar en un programa televisivo.  

Cada uno viaja por su cuenta, pero como sucede en las desérticas rutas Patagónicas, sus vidas y sus ilusiones se cruzaran en los escasos paradores de la región.

En “Historias Mínimas”  hay tres historias que muy bien podrían llegar a ser consideradas de modo totalmente independiente.

No obstante, las mismas se van tocando mágica y tangencialmente a través de sus personajes mediante el desarrollo de las pequeñas cosas de la vida; sin demasiadas estridencias demostrando el valor real de todo aquello que perdemos a diario; y reconociéndonos en situaciones o problemáticas que tanto desde lo visual, con encuadres efectivos y plenos.

Pasando por la virtud musical generada por Nicolás Sorín, desarrollando en sencillas armonías; un espectro sonoro acorde al movimiento de aquellos seres anónimos, aquellos “nadies” que forman la raíz misma de lo que como humanos, debemos generar.

Antonio Benedicti y Javiera Bravo, personas, haciendo de personajes que a través de lo mágico del séptimo arte, nos harán emocionar; sumado al histrionismo de Javier Lombardo, actor de alta relevancia y sumo oficio.

Este film se configura, en aquellos complicados y consternados principios del siglo XXI, como un producto fuera del manifiesto panfletario y trabajo de denuncia social que tantos trabajos generaron; mediante la empresa de mostrar que el artificio se vuelva real, y lo auténtico, significativo.

“Historias Mínimas” (Intimate Stories, 2002)

Rutas y vivencias. Tortas y concursos. Silencios y parajes. Todo rodeado por el invisible lazo de la sencillez cotidiana.

Y Seres humanos tan reales como la sórdida verdad.
La que no tiene remedio.
Pero posee paliativos mínimos para visualizar el amor, en tiempos pandémicos.


Síguenos para más noticias, artículos y reseñas sobre el séptimo arte. Puedes comprar esta película AQUÍ. Si te gustó este artículo probablemente disfrutes leer: Nazareno Cruz Y El Lobo – ReseñaO también: Una Pura Formalidad – Reseña.

Si eres fan del cine, diviértete con este juego de mesa exclusivo para esas personas que son cinéfilos de corazón, el juego de mesa MARATÓN CINEMEX. Trivia de 1,458 preguntas relacionadas al séptimo arte, divididas en dos etapas: siglo XX y siglo XXI. También en edición para NIÑOS y edición POCKET.

¡Ya están disponibles las Palomitas Act II por internet!
En sabores NATURALMANTEQUILLA y EXTRAMANTEQUILLA. ¡Son 14 paquetes fáciles y rápidos de hacer en el microondas para no perderte ninguna película!

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.