Mad Max: Fury Road – Reseña

Mad Max: Fury Road – Reseña

Max (Tom Hardy) es un vagabundo con un largo camino de venganza y violencia (a través de un desierto donde reina el caos en un mundo devastado), que piensa que lo mejor que le pasó es su soledad. Pero ciertas circunstancias lo llevan a unirse a Furiosa (Charlize Theron), una líder nata y su banda, para acabar con Immortan Joe (Hugh Keays- Byrne), un despiadado asesino, a quien le arrebatan algo muy importante para él. Allí comenzará una guerra sin tregua entre las bandas.

Corría el año 1979 y George Miller, un médico cirujano australiano, devenido en flamante director de cine, se lanzaba al mundo audiovisual de la mejor manera desde su tierra natal, con “Mad Max: Salvajes De Autopista”, que con el correr de los años se ganó el estatus de película de culto. Un joven Mel Gibson protagonizaba al héroe sin tiempo (Mad Max), un hombre de pocas palabras, apenas monosílabos, pero que se defendía demasiado bien en velocidad y violencia. Miller tiene un poder de abstracción, que quizás pocas veces se había visto antes en el cine de acción moderno, y ofrece una mirada poética y épica del relato. La muerte de la mujer y el hijo de Max es representada en un simple plano de una pelota caída y una zapatilla, respetando así la magnitud de semejante tragedia, en vez de graficarla gratuitamente. La fuerza cinética de Mad Max la acercan a los pensamientos de escritores como J. G. Ballard y la alegoría a estos mundos de perdición y tan cercanos a el apocalipsis.

Es el mismísimo Miller, ya maduro en su oficio como realizador (se dedicó más que nada al cine para niños y familiar), quien 36 años después de aquella primera entrega de la saga ( que se había completado con 2 partes/continuaciones), volvió con “Mad Max : Furia En El Camino” (2015), a su vez un más que digno reboot de la original.

Max, muy notable Tom Hardy, es un ex policía en un futuro distópico, donde el amo es Immortan Joe, un tirano que cuenta con un harén de esposas para procrear y que extorsiona a pobres y lisiados por monedas y un poco de agua. Luego de una dura experiencia que vive Mad, aparece en escena Furiosa, una impresionante Charlize Theron, totalmente fuera de su belleza física natural y en papel de rebelde, y ambos se unirán para derrocar al malvado local. Encontramos en esta película muchos géneros/subgéneros juntos Postapocaliptico, Western, Acción, Ciencia Ficción y Road Movie. Y son todos ellos, los que encajan a la perfección para darnos (mención aparte tiene un montaje que no da respiro, y una forma de filmar más tradicional, con poco uso de tecnología y más de dobles de riesgos, a diferencia a los últimos tiempos) una película muy buena, con un ritmo vertiginoso y feroz. Immortan Joe y su proceder recuerda a esos malos de clásicos del Western del maestro John Ford, la más ligada es “La Diligencia” (1939). Miller nos habla de un futuro en total decadencia en la civilización y de una dependencia total al petróleo, sin embargo lo espiritual también está presente, Mad es un hombre de fe. El desierto es árido, de tonos anaranjados y ocultos están por ahí los cables de los dobles de riesgo. Estamos ante una historia cargada de violencia, pero también de hermandades, tragedias y otras connotaciones.


Puedes comprar esta película AQUÍ o verla desde AMAZON PRIME.

Compartir

4 comentarios en «Mad Max: Fury Road – Reseña»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *