El Desafío Técnico de: Había Una Vez En… Hollywood (2019)

El Desafío Técnico de: Había Una Vez En… Hollywood (2019)

Semana tras semana les estamos trayendo los distintos desafíos técnicos de las mejores películas contemporáneas y exploramos todo lo que conlleva su realización. Desde “El Irlandés” hasta “El Faro” pasando por obras maestras como “Parasite”, esta semana le toca a la que se considera la película más íntima de Quentin Tarantino: “Había una vez en Hollywood”.


SINOPSIS: “Hollywood, años 60. La estrella de un western televisivo, Rick Dalton (DiCaprio), intenta amoldarse a los cambios del medio al mismo tiempo que su doble (Pitt). La vida de Dalton está ligada completamente a Hollywood, y es vecino de la joven y prometedora actriz y modelo Sharon Tate (Robbie) que acaba de casarse con el prestigioso director Roman Polanski.”


Este filme nominado en los Premios Oscar 2020 a Mejor Película, Mejor Dirección por Quentin Tarantino y a Mejor Cinematografía por el maestro Robert Richardson. Ganadora de los premios a Mejor Actor por el inigualable Brad Pitt y a mejor Diseño De Producción para Nancy Haigh y Barbara Ling por su fantástico trabajo recreando las calles de Los Angeles de los años 60’s con una precisión al detalle admirable en esta carta de amor a Hollywood, comparable con el trabajo de Eugenio Caballero por su trabajo recreando la Ciudad De México en ROMA, de Alfonso Cuarón.


Inicialmente la película fue concebida para ser rodada en 70mm, pero conforme avanzaba la preproducción Richardson optó por cambiar a 35mm ya que Quentin había diseñado una serie de tomas con movimientos zoom, los cuales no son una opción viable en cámaras de 70mm


Pensando que lo mejor sería tener algunas tomas rodadas cámara al hombro, Robert Richardson eligió la Panaflex Millennium XL2 por su diseño ergonómico. Ya que puede ser montada del hombro al steadycam en cuestión de segundos. Aparte de tener el visor de mayor tamaño de todas las cámaras de cine Panavision y su mejor sensibilidad a los niveles de brillo.


Al igual que en “Los Ocho Más Odiados”, la película conserva principalmente su relación de aspecto Cinemascope 2.39:1 con lentes anamórficos Panavisión series C; E y T. Los cuales proveen mayor textura cuando se cambia entre los distintos formatos utilizados en la película, como la relación de aspecto 1.33:1 para las escenas de los shows televisivos tales como “Bounty Law” y el 1:85 usado en los comerciales que tras haber sido rodados no llegaron al corte final. Se especula que Tarantino contempla sacar a plataformas de streaming una versión de 4 horas de su película en la cual incluirá dicho material entre otras tomas de lás cuales se sabe poco pero se conoce se rodaron en 8mm (Usando el Kodak Ektachrome 100D 7294) y 16mm (Usando el Kodak Ektachrome 100D 7285) en algunas escenas aún desconocidas.


Richardson dice que Tarantino visionaba un look vintage para la película pero con un toque moderno. Algo muy común en estas últimas películas de época que se han realizado como lo fue “El Irlandés” de Martin Scorsese o “Joker” de Todd Phillips. En preproducción se optó por encontrar lentes precisos a la década de los 70’s con un look familiar del pasado pero lo suficientemente moderno en cuanto a producción para otorgar el balance que logramos ver en la obra final.

Con su asistente de cámara Gregor Tavenner, Richardson planearon las tomas en Blanco & Negro usando lentes Panavision Serie T, ya que cada serie tenía su distinta personalidad ante la cámara y cambiar de serie entre formatos y aspectos parecía la mejor opción de comunicar el cambio visual. Esto fue así debido a las diferencias en las capacidades de crear destellos y contrastes de cada óptica utilizada.


Sabemos que a lo largo de la película se utilizaron distintas ópticas ajenas a las de Panavisión para ciertas tomas en específico, como los Cooke Varotal y los Angenieux según sus distintas características en favor de las escenas.

Usando los formatos de celuloide “KODAK VISION3 5219 & 5213” en las tomas a color y “EASTMAN DOUBLE-X Black-and White Film 5222” en lás monocromo. El colorista Yvan Lucas colaboro bastante en ajustar y decidir el verdadero look final y supervisar todas las digitalizaciones a 4K en los laboratorios de revelado FotoKem. Quienes buscaron esa tonalidad rica y saturada particularmente en la piel de las estrellas principales. Con ayuda de las Diseñadoras De Producción (Las mismas que ganaron el Oscar) en su trabajo de vestuario y maquillaje lograron alcanzar las peticiones de Tarantino de tener looks más naturales en ciertas tomas y en otras darles más intensidad.


La verdad es que todo este proceso toma bastante tiempo de realizar y en comprender cómo es que trabajan distintas las combinaciones técnicas por sí solas y en conjunto. A su vez que se coordinan los departamentos de Fotografía; Diseño de Producción y el Colorista.

Espero les haya agradado saber más acerca de la realización de Había Una Vez En Hollywood. La obra más íntima y metafísica que Tarantino ha brindado al cine, su carta de amor al Hollywood de su niñez, y la penúltima obra que nos brinda antes de su retiro del séptimo arte.

¿Creen que valió la pena la odisea que conllevó lograr la visión de Tarantino para la película?

¿Qué película les gustaría que cubriréramos después?
¡Leemos sus comentarios!


Puedes comprar esta película AQUÍ o verla desde AMAZON PRIME.

close

¡Únete a la familia CinReservas! 👋

Suscríbete para recibir lo mejor del séptimo arte en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Compartir

Un comentario en «El Desafío Técnico de: Había Una Vez En… Hollywood (2019)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.